Calibrando tu duelo

¿Cómo es que una amiga de 40 años te comunique que está embarazada?

 

Preludio

Quedas con una amiga que no ves desde el verano.

La ves y piensas que está diferente. ¿Ha engordado?

Ves cosas distintas en ella pero no lo asocias a nada.

Hasta que te cuenta que está embarazada de 4 meses.

 

Sorpresa

Tremenda, me cuesta reaccionar.

Me he quedado pasmada!!

Estoy asombrada y empiezo a hacer cuentas: Desde cuándo? Para cuándo?

 

Alegria

Por ella, sé que es muy deseado.

Es un prodigio que el cuerpo femenino desafíe a las estadísticas que te cuentan que sin tecnología una cuarentañera no se puede quedar embarazada.

Viva la vida!!!

 

Desconcierto

Quizás dabas por hecho que esa amiga tuya de 40 años, sin pareja, sin trabajo fijo ya no iba a procrear y pertenecía a tu grupo de mujeres sin hijos, ese pequeño oasis dentro de la loanza a la maternidad generalizada en la que vivimos normalmente.

Te das cuenta que una de las componentes de “tu tribu” se está yendo a Mátrix.

A ese lugar donde nos han vendido a las mujeres que encontraremos nuestro centro, nuestra felicidad y nuestro verdadero ser, una vez hayamos conseguido ser madres.

Tú no perteneces a Mátrix y lo sabes.

 

Intimista

Me sirve esta noticia para evaluar en qué lugar, del proceso de duelo por mi falta de hijos, estoy.

Dialogo conmigo misma.

El proceso de duelo no es algo lineal, o que se pueda protocolizar.

No es una ruta en la cual de A llegaras a B y luego a C.

Es un trayecto complejo y personal, sobre todo muy personal.

Cada persona lo vive a su manera.

Vas mejorando y de pronto algo, ya sea un recuerdo, un olor, o una noticia,te lleva a esa punzada de dolor momentánea que te atraviesa.

Así ha sido hoy, un poquito de dolor por mi maternidad perdida.

Pero ya no duele tanto, estoy serena y rápidamente he pasado a la siguiente fase.

Reflexiva

Solo pensado, no dicho.

De verdad te vas a complicar así la vida?

¿Te arrepentirás de haber hecho caso al mandato de lo que se esperaba de ti como hembra?

¿Vas a dejar de viajar, de salir? ¿No te gustaba la vida que tenías?

¿De verdad compensa tener un hijo?

Epilogo

Somos amigas, poco importa cuales sean tus razones para ser madre.

Sé que nace de un deseo profundo.

En mí tienes un soporte para la crianza.

Me gustará formar parte de tu nueva familia

Esa es una de las ventajas de no tener hijos propios: puedes ser la madrina de todos !!

Esa es la maternidad invisible que poseemos.

 

Photo by Sam Manns on Unsplash



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *