Sororidad

Últimamente esta palabra aparece muy frecuentemente en redes sociales, y por si no alcanzáis a conocer su significado, dado que es un neologismo, sabed que se emplea para referirse a la solidaridad entre mujeres.

La primera persona que la usó en lengua castellana os sorprenderá saber que fue Miguel de Unamuno en 1921, quien planteó la necesidad de acuñar un término equivalente a la palabra fraternidad (derivado del latín “frater”, hermano) y dijo que convendría hablar de Sororidad que viene de “sor” (hermana) para hablar de una hermandad femenina.

Y lo que quizás no os sorprenderá es que la Real Academia Española, la máxima institución lingüística, no la reconoce a día de hoy.

El término en si, significa prestarse apoyo mutuo y comprensión para el empoderamiento vital de cada mujer. Define relaciones entre iguales.

Como no solo de etimología he venido a hablaros, quería aprovechar ese concepto para relacionarlo con lo que ocurre en los encuentros mensuales de mujeres en La Vida sin Hijxs.

Hace unos días de nuevo fui testigo de la alquimia que sucede cuando un grupo de  mujeres que no se conocen de nada, son capaces de mostrarse hasta la vulnerabilidad y compartir cosas que les son tabú, incluso a ellas mismas.

El grupo es un paraje seguro, lo que se explica en esta sororidad queda allí.

Es una esfera de intimidad que permite sincerarse y compartir temas que mantenemos dentro por diversas razones: No encontrar el interlocutor adecuado, creer que lo que sentimos es terrible o temer a poner palabras a nuestros pensamientos más reservados.

En mi periplo hacia la sanación de la pena de mi falta de hijxs, busqué infatigablemente y también desde una perspectiva profesional, dado que por mi profesión de matrona sé que existen grupos de soporte en temas relacionados con la maternidad y la paternidad, grupos de apoyo en el postparto, en la lactancia, en el climaterio. También sé que hay comunidades que tratan el duelo perinatal, para familias que han sufrido pérdidas de criaturas sea antes o al poco de nacer, algunas de ellas son: Uma Manita, Petits amb llum o Anhel.

Lo único que encontré cuando aún estaba activo en la búsqueda de ser madre, fue la iniciativa pionera de una colega matrona, gran profesional: mi querida Nuria Torras, actualmente jubilada, que sensible al tema que nos ocupa, inició un programa de formación y soporte para personas en Reproducción Asistida del Hospital de Sant Pau de Barcelona, al cual acudí en varias ocasiones durante el año 2005, pero que no tuvo mucho recorrido por falta de recursos.

Después de eso no encontré nada en idioma castellano o catalán para gente como yo, personas que habíamos agotado la vía de la reproducción asistida y de la adopción y que debíamos afrontar el duelo de la falta de hijos de por vida.

Fue unos cuantos años más tarde gracias a internet, y a las redes sociales que conseguí contactar con un movimiento que se había iniciado en diferentes lugares del planeta. Un latido global, de no solo mujeres, que se enfrentan a uno de los tabús más grandes de la historia: la falta de hijos, la esterilidad, la no procreación, la infecundidad.

Quizás es nuevo para ti y te resulta incómodo, o no tienes las habilidades necesarias para hablarlo. O si eres madre o padre nunca has pensado en nosotrxs, pero sabed que, aunque en nuestro país arranca ahora, es un movimiento de concienciación a nivel mundial.

Recientemente se celebró la 2ª Semana Mundial de Las Personas Sin Hijos:

La World Childless Week

Este evento fundado por Stephanie Philips en 2017, y que en Setiembre pasado fue su 2º edición, tiene por objetivo crear consciencia de la comunidad de las personas sin hijos por circunstancias, ayudar a esas personas a encontrar grupos de soporte para comprender y validar su pena y sus emociones, construir hermandad, darse cuenta de su propia valía y seguir adelante con sus vidas a través de la aceptación.

Los temas tratados durante esa semana van desde poner atención en las cifras de personas afectadas por la falta de hijos, desactivar comentarios dolorosos que la sociedad nos lanza, la mirada masculina de la no paternidad, hasta recuperar la autoestima y seguir adelante con nuestras vidas.

El idioma oficial es el inglés, lo que puede ser un obstáculo o un reto para nuestra comunidad.

También en castellano hay algunas iniciativas como la web www.nosoymadre.com de la psicóloga Emi de la Llave en Madrid que también realiza un taller dirigido a mujeres en conflicto con su no maternidad.  Tere Dattari en Chile con su página www.mujersinhijos.com que reivindica su rol como mujer sin hijos en nuestra sociedad altamente maternizada e inspira a otras mujeres a no quedarse aferradas al dolor, la vergüenza o la ira por la falta de hijos y conocer otras formas de ser mujer.

Disculpad si hay alguna web o blog en castellano dando difusión y apoyando nuestra tribu de personas sin hijos no por elección, y no la he mencionado. Este es el momento de salir a la luz y divulgarlo, estaría encantada de conoceros.

El duelo es un diálogo, no un monologo contigo misma.

Solo a través de contar lo que nos ha sucedido, las emociones que hemos atravesado, en un foro que te escuche y te comprenda desde la empatía, se puede iniciar el duelo de la falta de hijos, llorarlo, atravesarlo y salir transformada e íntegra lista para la vida que te espera al otro lado.

Eso es lo que hacemos en esta sororidad, escucharnos, darnos permiso para experimentar esa pena sin vergüenza. Las otras reconocemos el dolor de la persona que lo experimenta, porque es o ha sido el nuestro. Eso nos hace avanzar. Y aunque no lo creáis hay más  risas que lágrimas ¡¡

Así que de momento existe una sororidad de mujeres con ganas de apoyarse unas a las otras en este trocito del mundo.

Queda pendiente lograr una fraternidad de hombres que suelten toda la pena contenida por su no paternidad.

Pero eso será otra historia…

La vida sin hijos no tiene fronteras.

Salud

Foto:

<a href=”https://www.freepik.es/fotos-vectores-gratis/circulo”>Foto de círculo creado por freepik – www.freepik.es</a>



5 thoughts on “Sororidad

  1. Gracias por esta página. Yo soy de Madrid. No hay una página de apoyo con respecto a este tema en Facebook? Vi un link, pero me resulta difícil encontrarlo. De nuevo gracias. Maria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *